Todos fracasamos

Todos fracasamos

Por: Sofía Quintanilla. Publicado por El Sol de México el 16 de abril de 2021 https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/todos-fracasamos-6604041.html

“He fallado más de 9,000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganaba el juego y fallé. He fracasado una y otra vez, y por eso he tenido éxito.” Son palabras de Michael Jordan, uno de los jugadores de basquetbol más famosos a nivel mundial. Sus virtudes no fueron lo único por lo que se convirtió en uno de los mejores, sino también su capacidad de hacer del fracaso la clave del éxito.

Hablar del fracaso en el 2021 es desilusionante; las redes sociales, la presión social del perfeccionismo, así como la auto exposición inmediata facilita la creación de la fantasía de que todas las personas somos vencedoras. Ilusiones que se centran en generar likes y/o seguidores como fuente primaria para nutrir la autoestima, haciendo comparaciones tóxicas, y teniendo poco tiempo cara a cara para conectar con otrxs.

Las palabras “derrotado”, “fracasado”, y/o “perdedor” generan un torbellino de sentimientos en cualquier individuo; cuesta cargar verbos tan pesados. No obstante, la realidad es que fallamos diario, todos los días. La única razón por la que fracasamos es porque nos permitimos ahondar en el crecimiento propio. No existe especie en el mundo que siempre lo haga bien. Errar es pulir, retocar, y corregir. Justamente, a lo largo del tiempo, Michael Jordan ha demostrado que el triunfo lo ha conseguido a través de decepciones. Es decir, adjudicándole un pragmatismo a los errores para, así, conocer el camino hacia la victoria.

Sin embargo, es importante no idealizar. Muchos de nosotros vemos a las personas exitosas (aquí también es importante cuestionar: ¿qué y quién cabe en la definición del “éxito”?) y asumimos que su camino ha sido sin tropiezos. Los modelos ideales nos llenan de espejismos y, como mencioné anteriormente, afectan nuestra manera de percibir el fracaso. Si Jordan se hubiese visto a sí mismo como prodigioso e inmejorable, ¿tendríamos a uno de los jugadores más valiosos del basquetbol?

Aceptar el momento como es, y no como lo que quieres que sea, no es algo sencillo. Cotidianamente hay que examinar a qué nos aferramos o en dónde ponemos nuestra energía, y entender que no es cuestión de resignarnos sino de confiar en los procesos. Existen muchos componentes que no están en nuestro control cambiar, pero sí podemos corregir. ¿Qué pasaría si por fin te decides a soltar esa situación que te desgasta tanto? ¿Qué sucedería si ves el fracaso como parte de la victoria?

@sofquintanilla

Comentarios