El poder del contacto

El poder del contacto

«El poder del contacto» por Luisa Castillo Gavito. Publicado en El Sol de México el 12 de abril de 2019. Enlace original: https://bit.ly/30B7IVI

¿Cuál es el poder del contacto entre las personas? Gordon W. Allport descubrió que el contacto con grupos distintos al propio puede reducir los prejuicios, ya que se generan nuevos conocimientos de forma positiva. Los prejuicios pueden ser una forma de violencia tanto estructural como directa, y van desde la evitación y la discriminación hasta el ataque físico y el exterminio. Para reducirlos, el autor creó “La Hipótesis del Contacto” (1954), en donde puntualiza que existen tres tipos de contacto: el directo (en escuela o viajes de negocio), el residencial por medio de la vivienda integrada, y el ocupacional (en el trabajo). Según Allport, el efecto se mejora si el contacto es apoyado institucionalmente (leyes o contexto local), siempre que se perciban los intereses comunes de los grupos.

En la misma línea, los autores, Yair Amichai-Hamburger y Katelyn McKenna (2006) en uno de sus artículos, demuestran la relevancia de dicha teoría utilizando el Internet como herramienta para un contacto más efectivo, ya que éste recorta distancias geográficas, reduce los costos y crea un contacto íntimo y cooperativo. El Internet también es un recurso de información, y puede responder preguntas y facilitar conocimientos en tiempo real. Se puede decir que el Internet proporciona oportunidades para un contacto intergrupal exitoso que son iguales o superiores a las proporcionadas en una reunión tradicional cara-cara.

Un ejemplo que ilustra el uso del Internet y la vigencia de la teoría es el del papel de las redes sociales en el conflicto israelí-palestino, reflejado en un artículo de Gilead Sher y Elias Sturm (2018). En especial, Facebook, donde los jóvenes pueden interactuar y compartir puntos de vista a través de plataformas moderadas, puede ayudar a incrementar sus similitudes y reducir sus diferencias. Otra forma de hacer uso de las redes es por medio de las organizaciones interesadas en promover la paz. De esta manera, se fomenta el desarrollo comunicativo y productivo entre las partes. Por lo que, se demuestra que el uso efectivo de éstas, puede llevar a una mayor cohesión social.

En conclusión, los prejuicios pueden reducirse por medio del contacto entre grupos polarizados. Por esa razón, México podría utilizar “La Hipótesis del Contacto” para incrementar su cohesión social. ¿Cómo? A través de la educación, las actividades deportivas y culturales, por medio de leyes que promuevan el contacto, las redes sociales, y el uso del Internet como webinar (conferencia o seminario que se transmite en línea), entre otras alternativas. Dicha teoría no es una estrategia mágica y unilateral, sino que es una forma de construir paz en comunidad.

Investigadora de CIPMEX, A.C.

Texto en: https://bit.ly/30B7IVI

Comentarios