En 2018 disminuyeron ataques terroristas suicidas y víctimas

Scheitzer, Yoram, Aviad Mendelboim, and Adi Gozlan. 2019. “Suicide Attacks in 2018: Fewer Attacks and Victims in Fewer Countries.” INSS Insight(1126): 1-4.

*Esta es una síntesis anotada realizada por CIPMEX sobre el texto arriba referido*

Cada año, el Institute for National Security Studiespublica estadísticas anuales sobre ataques suicidas con bombay analiza las tendencias. El reciente reporte de 2018demuestra que, por tercer año consecutivo, estos ataques y el número de víctimas han disminuido. Los ataques suicidas con bomba continúan siendo una de las herramientas más efectivas que tienen las organizaciones terroristas globales porque las hacen parecer más fuertes de lo que en verdad son debido al shocky elevado número de víctimas que provocan. Este tipo de ataques comenzaron a ser prominentes en los años ochenta en Líbano, pero desde que comenzó el nuevo milenio han incrementado exponencialmente (Gozlan, Scheitzer y Mendelboim, 2019, 1). El reporte muestra las siguientes estadísticas:

  • General (Gozlan, Scheitzer y Mendelboim, 2019, 2-3): en 2018se cometieron 293ataques suicidas por 505perpetradores, de los cuales84fueron mujeres, en 21países. Estos ataque provocaron 2,845muertos y 5,160 Hubo un declive en el número de ataques de 16%con respecto al año pasado; es tercer año consecutivo que disminuyen. A pesar de la disminución de su actividad, el Estado Islámico y sus asociados fueron directa e indirectamente responsables del 59%de estos ataques suicidas. Al-Qaeda y sus asociados fueron responsables de 23%de los ataques. Se estima que alrededor de 98%de estos ataques están conectados con la ideología salafista jihadista. Es importante resaltar el rol predominante que sigue teniendo el Estado Islámico, principalmente considerando que recientemente Donald Trump anunció que habían terminado con ellos, estos números pueden indicar lo opuesto. Además, casi todos estos ataques están conectados con la ideología salafista, lo cual ayuda a entender con qué sector del Islam hay que tratar de solucionar el problema y buscar alternativas.
  • Asia (Gozlan, Scheitzer y Mendelboim, 2019, 3): en años pasados Medio Oriente era la región con más ataques suicidas, pero en 2018fue Asia, cambiando la tendencia, ya que ahí ocurrieron el 5%de ataques. El país asiático que más ataques sufrió fue Afganistán, donde hubo un incremento del 24%en ataques, siendo el Estado Islámico el principal perpetrador, un cambio importante porque tradicionalmente los principales atacantes eran los talibanes. Nuevamente hay que poner atención al rol del Estado Islámico, esta vez en Afganistán, un país con presencia militar estadounidense. Estas cifras demuestran la presencia internacional de este grupo y cómo a pesar de perder territorio en Siria y las últimas declaraciones de Trump, pueden generar más ataques terroristas en otro país. CIPMEX ya ha investigado y anotado un texto[1]acerca de lo que puede significar el repliegue del Estado Islámico o su nueva modalidad de operación.
  • Medio Oriente (Gozlan, Scheitzer y Mendelboim, 2019, 3): siguió siendo una región central de esta actividad, con 33%de todos los ataques suicidas cometidos ahí, pero disminuyeron en 5%.El mayor número de ataques ocurrieron en Siria, después Irak. En Libia incrementaron los ataques en 2018. En Israel no ocurrió ningún ataque suicida, pero las agencias de seguridad israelíes indican que detuvieron a tiempo planes para llevar a cabo seis de estos atentados.
  • África (Gozlan, Scheitzer y Mendelboim, 2019, 3-4): en esta región ocurrieron 28%de los ataques suicidas, pero disminuyeron en 5%con respecto al año anterior. Los países más afectados fueron Nigeria y Somalia. Similar a Asia, esta región es un área de competencia por hegemonía y expansión entre organizaciones proxydel Estado Islámico, lideradas por Boko Haramm y al-Shabaab.

Se concluye que a pesar de que los ataques suicidas disminuyeron en 2018, las organizaciones terroristas globales los seguirán cometiendo porque son una poderosa arma psicológica con el potencial de causar inmenso daño a sus enemigos (Gozlan, Scheitzer y Mendelboim, 2019, 4).

 

[1]Nato Review Magazine. 2018. “Can ISIS regroup? Lessons from interviews with ex-ISIS fighters.”Accesado el 30 de octubre de 2018. https://www.nato.int/docu/review/2018/Also-in-2018/can-isis-regroup-lessons-from-interviews-with-ex-isis-fighters-syria/EN/index.htm

Comentarios