Comportamiento no complementario

Hopwood, Christophe J. 2016. “Don’t Do What I Do: How Getting Out Of Sync Can Help Relationships” National Public Radio (NPR). https://www.npr.org/sections/health-shots/2016/07/16/485721853/dont-do-what-i-do-how-getting-out-of-sync-can-help-relationships

Rosin, Hannah. 2016. “How A Danish Town Helped Young Muslims Turn Away From ISIS” National Public Radio (NPR). https://www.npr.org/sections/health-shots/2016/07/15/485900076/how-a-danish-town-helped-young-muslims-turn-away-from-isis

Ellen Folwy, Katherine y Rathi Akshat. 2016. “Reasearchers say one of the most powerful tools to diffuse hate is the hardest to mastter: genuine empathy” QUARTZ. https://qz.com/736618/researchers-have-found-that-one-of-the-most-powerful-tools-to-diffuse-hate-is-also-the-hardest-to-master-genuine-empathy/

*Esta es una síntesis anotada realizada por CIPMEX sobre los textos arriba referidos*

El artículo comienza con una historia ficticia, en la cual una mujer se comporta de manera negativa con su pareja. En vez de enojarse de regreso con ella por la manera en la que fue tratado, decide lavarle la ropa a su pareja y comprarle flores (Hopwood, 2016, pa. 1-9). Lo que él hizo en este escenario ficticio fue difícil y contra intuitivo, ¿por qué tendría que hacer algo bueno por su pareja si ella fue grosera y él se merecía una disculpa? Según Christopher Hopwood, el curso de acción típico para esta situación sería que el comportamiento frío de ella condujera al frío de él, lo que a su vez provocaría un comportamiento aún más frío de ella, y así sucesivamente (Hopwood, 2016, pa. 10-12).

Los psicólogos llaman a este patrón complementariedad, y tiene dos puntos principales: (1) La primera es que el calor genera calor, mientras que la frialdad genera frío. (2) La segunda es que el dominio genera la sumisión, mientras que la sumisión genera el dominio. El autor entonces indica que la complementariedad es generalmente natural y fácil. Si alguien es amable contigo, tiendes a ser amable de vuelta y si no son agradables, entonces por qué deberías de serlo tú Hopwood, 2016, pa. 12-13).

Por otro lado, el comportamiento no complementario es más difícil, pero a veces es la mejor opción. Regresando a la historia, la cálida respuesta del señor a la frialdad de su pareja llevó a su disculpa, que es lo que él realmente quería y que probablemente no habría recibido si se hubiera comportado de manera fría de regreso. Christopher Hopwood sugiere que el comportamiento no complementario está vinculado con el cambio de comportamiento de las personas (Hopwood, 2016, pa. 15-17). Así, la falta de complementariedad es incómoda, puede amenazar las relaciones y debe usarse con cuidado. El comportamiento interpersonal estratégico en cualquier forma puede sentirse manipulador e inauténtico. Sin embargo, en la psicoterapia, la idea es que los momentos no complementarios de alto impacto ocasionales pueden tener un impacto positivo en el contexto de una relación de confianza (Hopwood, 2016, pa. 21-22). En la investigación que está llevando a cabo CIPMEX sobre La Cana (puede leer esto en nuestro apartado de “investigación actual”) esto mismo sucede, la cárcel deshumaniza, mientras que los programas de La Cana re-humanizan sin prejuicios lo que se puede traducir en un comportamiento no complementario. 

Basado en las ideas de Christopher Hopwood, Hannah Rosin indica que el comportamiento complementario es la norma, es decir significa que cuando actúas con calidez, la persona con la que estás probablemente actúe cálidamente, y lo mismo ocurre con la hostilidad. Pero el comportamiento no complementario significa hacer lo inesperado, es decir cuando alguien actúa con hostilidad y tú respondes con gusto. Es una reacción antinatural, y es una forma comprobada de sacudir la dinámica y producir un resultado diferente del habitual (Rosin, 2016, pa.13).

Hanna Rosin,  presenta el caso de cómo un pueblo danés ayudó a los jóvenes musulmanes a alejarse de ISIS dejando claro a los ciudadanos de Dinamarca que habían viajado a Siria que eran bienvenidos a volver a casa y que, cuando lo hicieran, recibirían ayuda para volver a la escuela y encontrar un apartamento, reunirse con un psiquiatra o un mentor, o lo que sea que necesiten para integrarse completamente en la sociedad (Rosin, 2016, pa.7). Mientras que el resto de Europa ponía restricciones y combatía la situación con mano dura, Dinamarca actuó aplicando el comportamiento no complementario y lograron obtener resultados positivos. Este caso se puede vincular con la investigación de La Cana ya que también buscan integrar a la persona en vez de etiquetarla y darle ayuda en diferentes ámbitos de su vida (educación, psicología, trabajo), buscando que su reinserción a la sociedad sea más adecuada.

Katherun Ellen Foley y Akshat Raithi también basándose en las ideas de Christopher Hopwood argumentan que cuando nos encontramos con el odio, debemos recordar que aquellos que están enojados probablemente tengan miedo. Cuando alguien se adhiere a la retórica, cada musulmán puede parecer un terrorista o cada policía blanco un enemigo. Incluso si saben racionalmente que no es cierto, el miedo triunfa sobre la lógica (Foley y Raithi, 2016, pa. 11).  Las autoras indican que el problema real es que a esas personas les preocupa no sean escuchadas ni entendidas.

Comentarios