El Momento Púrpura

El Momento Púrpura

Por: Tania Naanous. Publicado por El Sol de México el 26 de marzo del 2021. Enlace: https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/el-momento-purpura-6522403.html

Contrario a lo que muchas personas piensan, el feminismo no es una moda, no es algo pasajero que pasará en un par de años porque, desafortunadamente, queda mucho por hacer para alcanzar la igualdad de derechos.

Pero la lucha no está perdida. Como feminista activa en el tema, todos los días busco encontrar la manera de hacer que exista en más personas en deconstrucción. Para empezar este proceso, llega un momento en el que una vivencia, experiencia o conocimiento nuevo hace que “te caiga el veinte” y algo comience a cambiar; esto es a lo que la especialista de comunicación, Dalia Berman, en conjunto con la consultoría de género, Lentes Púrpura llaman como ´El Momento Púrpura´. Un momento en el que nuestra visión sobre el mundo empieza a modificarse y logramos visibilizar las desigualdades de género que, anteriormente, habían sido ignoradas. Un ejemplo de Momento Púrpura puede ser ver una película, hablar con alguien que te “abre los ojos”, leer sobre feminismo, entre muchas otras.

Una vez que el Momento Púrpura llega, tenemos que continuar con un proceso de deconstrucción, un ejercicio de evaluación personal en el que se busca desaprender, identificar y eliminar actitudes prejuiciosas en torno al género. La deconstrucción es como abrir un reloj y estudiar cada una de sus piezas: ¿de dónde vienen los estereotipos? ¿por qué los tengo? ¿cómo han moldeado mi vida?

Si consideramos que la deconstrucción es clave para combatir desigualdades y violencia, entonces debemos de considerar que, el Momento Púrpura es una parte intrínseca de la construcción de paz y se tiene que trabajar de manera activa para seguir buscando que más personas puedan tener este Momento.

El Momento Púrpura genera diferentes sentimientos para las personas que lo viven, en algunos momentos entusiasmo por haber generado esta consciencia, en otros frustración y desesperanza por las situaciones de violencia y desigualdad con tintes de género. Pero lo que es seguro es que, una vez que lo tienes, no hay vuelta atrás.

Comentarios