Demasiado importante para “esperar”

Demasiado importante para “esperar”

Por Andrea Muhech. Publicado en El Sol de México el 2 de octubre de 2020. Enlace: https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/demasiado-importante-para-esperar-5835480.html?fbclid=IwAR3QcqHlxKwWbi83k3ptzVzRexdgrgibAb6gYUSCMkVgiP-XCEV1azWZgks

Donald Trump mencionó a los Proud Boys durante el debate presidencial del martes, diciéndoles que «esperaran» o “stand by”. Del otro lado, los miembros del grupo extremista de derecha apenas pudieron contener su entusiasmo y aunque el presidente ya se retractó del comentario, este queda grabado e importa.

La respuesta en línea de Proud Boys, cuya retórica misógina, antisemita, islamofóbica, transfóbica y antiinmigración a menudo se combina con la violencia dirigida a los manifestantes de izquierda fue inmediata. Después del debate, el líder del grupo declaró su lealtad a Trump publicando en redes: «¡ese es mi presidente!», «esperando señor».

“El problema no es la extrema derecha, nuestro problema es la izquierda” – Donald Trump durante el debate.

Aunque el extremismo de derecha sea una cuestión global, también exista el extremismo de izquierda, y no todos los extremistas manifiesten violencia, un gran número de individuos sí lo hace y Estados Unidos es un foco importante. Actualmente, el terrorismo con ese motor se encuentra en alza y, de hecho, este ha utilizado la pandemia a su favor. Según la ADL (2020), en 2016, la extrema derecha representaba el 20% de las muertes relacionadas con el terrorismo en EE. UU. Para 2018, esa cifra había aumentado al 98%, y el 2019 marcó el año más mortal de la violencia supremacista blanca. 

Ahora bien, los Proud Boys, de los que seguramente ya escuchaste, son un grupo que está en el radar de todos los organismos, colectivos e instituciones importantes que pelean en contra de la violencia. Que Trump los haya mencionado así en el debate, es un acto más en la acumulación existente de acciones y declaraciones de odio. Odio que daña a EE. UU. y a cualquier país, que se encuentra en las vidas de un sinnúmero de individuos, y se subestima completamente cuando es vital combatirlo como primer paso si el objetivo es construir sociedades pacíficas. 

Dejando a un lado las corrientes ideológicas o posturas políticas (porque muchas veces ciegan ante las verdades más graves y polarizan a las sociedades), Trump se podría ver como el vocero de cientos de miles de personas en descontento y con semillas de árboles de odio en su interior. Si estas actitudes están impregnadas en los cimientos y, como una planta, crecen si se riegan con constancia, ¿cómo queremos tener estructuras diferentes? 

Hoy es la extrema derecha, pero si no se elimina la planta desde la raíz, al “terminar” con el problema tendremos otro nuevo. 

Si me estás leyendo en línea, te dejo todo sobre los Proud Boys: https://bit.ly/3l3hXeV

@andreamuhechg

Comentarios