México mortal

México mortal

Por Andrea Muhech. Publicado en Cultura Colectiva el 22 de junio del 2020. Enlace original: https://bit.ly/3hQhKed

Las comparaciones, aplicadas en cierto sentido, nos pueden ayudar a darnos ánimos o gestionar nuestra desdicha. Esto aplica en todos los niveles y para todas las situaciones. Normalmente, cuando las cosas no van bien, el mecanismo automático de protección resulta pensar en algo o alguien cuya situación es menos favorable. “Siempre hay alguien peor que tú”.

–Oye México, eres de los países más desiguales del mundo.

–Pero por lo menos no estamos en guerra como los pobres países en (inserta región).

–Oye México, tienes 10 feminicidios diarios.

–Pero por lo menos no estamos como los países en donde no puedes salir porque explotan bombas en la calle.

–Oye México, eres de los 25 países menos pacíficos del planeta.

–¡Uf! Pobres de los primeros 10 del ranking.

¿Te suena?

Comparar de esa manera sólo trae una consecuencia positiva: te sientes un poco mejor y agradecido por no estar en la peor situación posible. No obstante, quedarse en ese razonamiento resulta peligroso ya que no deja espacio para mejorar. Te acabas quedando tablas, te acabas conformando o aceptando la situación tal cual es y así vives. Así pasan tus días.

En 2018 y varios años antes consecutivamente, México se encontraba dentro de los 25 países menos pacíficos en el ranking del Índice de Paz Global (IEP), en donde se miden 163 países y en donde el 99.7 de la población mundial queda cubierta.

El año pasado, el índice nos mostró un México que ya no se encuentra dentro de los 25 países menos pacíficos del globo (ya somos el 26) pero en donde, entre otras cosas, el impacto de los homicidios costó 30 billones extras, el incremento más alto de la lista de naciones.

Seguramente estás pensando que la cifra de algún país en cualquier rincón del planeta subió más, pero no. Aquí sí es un escenario con la peor situación posible. De hecho, los homicidios disminuyeron globalmente gracias a muchos factores como la caída del terrorismo pero aquí no, aquí la tasa de homicidios aumentó en un 28,7 por ciento y somos el país que más incrementó su gasto con respecto al tema (IEP 2020, 44).

Ahora bien, regionalmente (el IEP nos posiciona en la región de América Central y el Caribe), también somos el país menos pacífico. México está en el lugar 137 de 163 y aunque no lo encontremos ya entre los 25 países menos pacíficos bajamos un 2.3% (IEP 2020). Lo que pasa es que, si consideras que hay otros 162 países en la medición y unos bajan más que otros, el resultado a simple vista puede ser un poco favorecedor o no verse reflejado.

Algunos factores que nos posicionaron en ese lugar son: que, como dije anteriormente, tuvimos uno de los años más mortales registrados, que ha habido un aumento en la actividad de los carteles cerca de la frontera norte, el número de protestas que resultaron en violencia (México también lidera la región en temas de descontento social), y el impacto económico de la violencia (de 4.57 trillones de pesos) que equivale al 21.3% del PIB nacional.

Ahora bien, volvamos al tema de las comparaciones. Siempre vamos a encontrar algo peor si así lo queremos. Pero sinceramente, no creo que así lleguemos a la sociedad a la que aspiramos todos.

Las mejorías vienen poco a poco y sobre todo cuando hablamos de problemas estructurales tan profundos, pero, el pensar siempre que “hay alguien peor” no es mentalidad positiva, sino que representa un signo de derrota y conformismo.

¿Por qué no hacemos el ejercicio de aceptar nuestra posición, ver hacia arriba, y tratar de adaptar estrategias efectivas a nuestro caso? Sin duda alguna, tenemos mucho que agradecer. Sin embargo, eso no es suficiente para avanzar y también hay mucho por hacer.

Los que seguimos aquí, aunque no estemos en posiciones de gobierno, hagamos el ejercicio a nuestro nivel y no dejemos que el conformismo nos mate en vida.

–Oye México, ya no estás entre los 25 países menos pacíficos pero bajaste un 2.3% tus niveles de paz.

–¿Qué estamos haciendo mal? Revisemos casos de éxito para proponer e implementar.

Twitter: @andreamuhechg

Instagram: @andreamuhech


Comentarios