China incrementa ciberataques contra Estados Unidos

China incrementa ciberataques contra Estados Unidos

Sanger, David y Steven Lee Myers. 2018. “After a Hiatus, China Accelerates Cyberspying Efforts to Obtain U.S. Technology”. The New York Time. Disponible en: https://nyti.ms/2RfSioO

*Esta es una síntesis anotada realizada por CIPMEX sobre el texto arriba referido*

En 2015, Obama y Xi Jinping se reunieron en la Casa Blanca para discutir el tema de ciberseguridad y ciberataques entre ambas naciones. El acuerdo fue celebrado por la administración de Obama como el primer acuerdo para el control de armas en el ciberespacio(2018, pa. 2); pareció tener efecto durante el resto de su mandato. Sin embargo, con la llegada de Trump a la Casa Blanca, los ataques se han vuelto a incrementar y la respuesta también se ha agravado(2018, pa. 3). Los nuevos ataques también han cambiado, ahora son más sigilosos, encubiertos y enfocados a industria, empresas comerciales y tecnologías que China cree que les dará ventaja militar(2018, pa. 4-5). Especialistas aseguran que la mayoría de la tecnología adquirida por China ha sido por robo, considerando que también se le exige a empresas internacionales transferir su tecnología a China para poder tener acceso a su mercado (2018, pa. 8). La administración de Trump está empleando amenazas y tarifas para llegar a un nuevo acuerdo comercial que incluya también el tema de robo intelectual y tecnológico. Sin embargo, especialistas aseguran que el conflicto surge de perspectivas diferentes de lo que significa “competencia razonable” (2018, pa. 11-14); es decir, podría haber un malentendido, diferencia cultural o discrepancia al definir justicia. El acuerdo verbal, emitido durante la conferencia de prensa de la reunión Obama-Xi, es resultado de mutuas acusaciones de ciberataques y bloqueos entre ambas naciones. EUA reprueba la incursión de agentes chinos a redes estadounidenses para robar información confidencial de personal militar (2018, pa. 16-20) y de impulsar a empresas chinas atacando a las norteamericanas con el apoyo del Ministerio de Seguridad de Estado, la principal agencia de inteligencia de China (2018, pa. 25-29). Del otro lado, China reclama que las limitaciones de exportaciones aeroespaciales estadounidenses a su país y estricto control de inversiones chinas en Silicon Valley son muestras de una estrategia de contención contra su crecimiento industrial y geopolítico (2018, pa. 15).

La relación entre China y EUA parecía normalizarse con el acuerdo alcanzado entre Obama y Xi Jinping en 2015; sin embargo, no fue una solución perdurable debido a la discrepancia de reglas justas de competencia entre ambas naciones. La llegada de Trump a la Casa Blanca y el inmediato resurgimiento de ciberataques chinos a EUA, sus empresas y estructuras críticas; muestran que no se ha establecido una normatividad común en el ciberespacio.Este problema se replica en otros frentes del ciberespacio, incluso en la protección de datos personales en bases de datos. La falta de una clara normatividad puede provocar ataques más graves, malentendidos y fuertes confrontaciones; el robo de información personal de 22 millones de archivos de seguridad pudo haber sido tomado por EUA como una agresión. El ciberespacio sigue siendo un frente sin instituciones ni gobernanzaque puede ser explotado por cualquier actor. Igualmente, ante el ambicioso crecimiento de China, los ciberataques a EUA y otros países continuarán mientras no existan reglas, sanciones claras (no sólo de EUA) e instituciones que respalden ambas. Como mencionan otros artículos, los ciberataques pueden afectar fácilmente a estructuras críticas y a la población civil, son poco costosos, variados, altamente efectivos y existe poco desarrollo en ofensiva y defensiva comparado a la amenaza que representan. A pesar del acuerdo comercial que pueda alcanzar la actual administración de EUA con China, los enfrentamientos en el ciberespacio continuarán siendo disruptores de pazen el escenario internacional. Como menciona este artículo, agentes han robado información de personal militar y esquemas secretos de armas; con esto pretenden obtener una ventaja militar frente a EUA. Tomando en cuenta este fenómeno y la reanudación de la carrera armamentística nuclear entre EUA y Rusia, podremos esperar que inicie una competencia armamentística con diversos frentes(no una rivalidad mutua como en Guerra Fría). Sin embargo, considerando la facilidad y baja letalidad de ciberataques frente al uso de armas nucleares, el ciberespacio debería ser el campo con mayor atención.

*Si desea leer el texto original del autor referido, puede consultar este enlace: https://nyti.ms/2RfSioO

Comentarios