El sobre de Gaza: ¿ha disminuido la resiliencia social?

El sobre de Gaza: ¿ha disminuido la resiliencia social?

Padan, Carmit y Elran, Meir. 2019. “The Gaza Envelope: Has Societal Resilience Declined?”. The Institute for National Security Studies Insight (INSS Insight), no. 1186, 4 de julio de 2019. https://bit.ly/2ZDGSvf

*Esta es una síntesis anotada realizada por CIPMEX sobre el texto arriba referido*

La resiliencia social, en su definición funcional, “representa la capacidad de un sistema para contener las repercusiones de una interrupción severa, recuperarse rápidamente y reanudar la funcionalidad normal e incluso mejorada” (Padan y Elran 2019, pa. 2). Los estudios que el INSS realizó en las llamadas comunidades envolventes de Gaza entre 2006 y 2016 descubrieron que la capacidad de recuperación de la sociedad está en un alto nivel (Padan y Elran 2019, pa. 2). Los criterios considerados en la investigación previa incluían capacidad organizativa, liderazgo y confianza social. El análisis afirmó la alta capacidad funcional de las localidades durante los ataques de Hamás. Además, estas mismas comunidades experimentaron un impresionante crecimiento demográfico, social y económico.

Sin embargo, desde marzo de 2018, se han producido cambios marcados en la naturaleza de las amenazas a la seguridad a lo largo de la frontera de Gaza. Después de tiempos de alto al fuego y relativa calma, se reanudaron las tensiones, hostigamientos, rondas de escaladas cortas pero intensas y ataques como fue el caso de “La Gran Marcha de Retorno” (de la cual CIPMEX cuenta con una annotation[1]), que interrumpieron constantemente la rutina diaria de la población israelí, creando un gran estrés psicológico (Padan y Elran 2019, pa. 3). México al igual que Israel tiene síntomas de dicho estrés, aunque por razones distintas. En el caso de nuestro país es provocado, normalmente, por el crimen organizado, mientras que en Israel es una guerra directa constante entre diversas opiniones políticas, ideológicas y religiosas, que muchas veces son expresadas por medio de ataques terroristas. A lo que el Dr. Mauricio Meschoulam[2] narra en su libro que México experimenta síntomas de trastorno de estrés postraumático (PTSD por sus siglas en inglés), que es un estrés psicológico, los cuales extienden el círculo de víctimas mucho más allá de los afectados inmediatamente.

El artículo cuestiona si estas tendencias también han resultado en un cambio genuino en la resiliencia social de la población, es decir, un desmoronamiento de ésta, como algunos políticos y líderes regionales sostienen que, dadas las referencias comunes a una guerra interminable de desgaste, el miedo y la incertidumbre prevalecen una vez más en algunas de las comunidades, lo que resulta en abandono regional, reducción de nuevos residentes, incapacidad de los centros de resiliencia y falta de tranquilidad (Padan y Elran 2019, pa. 4). A pesar de dichas afirmaciones negativas, en Gaza prevalece un nivel alto e incluso mejorado de funcionamiento sistémico con respecto a la capacidad civil para enfrentar los desafíos de seguridad inmediatos (Padan y Elran 2019, pa. 5). Los sistemas de emergencia civil experimentados tanto comunitarios como regionales funcionan de manera óptima. Además, la población local continúa aumentando (Padan y Elran 2019, pa. 6), y la construcción está en aumento en ciudades y localidades rurales, así como nuevos proyectos industriales que generan crecimiento económico (Padan y Elran 2019, pa. 7).

Sin embargo, la pregunta crítica es si las continuas rondas de escalada a lo largo del tiempo, que crean interrupciones severas y, por lo tanto, aumentan la sensación de estrés y tensión social, afectarán negativamente la alta capacidad de recuperación funcional en el área, es decir, en un futuro. Aunque no hay una respuesta inequívoca a esta pregunta, es posible que el estrés mental entre la población y la alta resiliencia social coexistan, especialmente si se cumplen dos condiciones (Padan y Elran 2019, pa. 8). La primera (ya existente) es que los líderes locales continúan brindando un alto nivel de servicios básicos, incluida una respuesta razonable a las interrupciones de seguridad. La segunda condición (que no existe) es la provisión de esperanza del gobierno con respecto a la posibilidad de una solución sostenible que prevenga, o al menos reduzca en gran medida las recurrentes interrupciones de seguridad en la región. La ausencia de una solución a la continua amenaza de Gaza y la ambigüedad con respecto al enfoque de Israel hacia Hamás crea un vacío que podría tener un impacto perjudicial en la capacidad de recuperación en Gaza.

CIPMEX tiene una annotation[3] acerca de las consideraciones para una paz positiva en la región, donde se habla de la cooperación entre los actores, mantener los incentivos económicos, la reconstrucción de infraestructura, establecimiento de áreas industriales conjuntas que proporcionen empleo.

Por otro lado, México e Israel viven conflictos totalmente distintos, es decir, en las condiciones de falta de paz y las fuentes que provocan la violencia. Sin embargo, los efectos psicosociales como son los niveles altos de PTSD en la población son similares. Por lo que, acerca de las dos condiciones para que el estrés mental entre la población y la alta resiliencia social coexistan, México necesita implementar ambas ya que existen, pero no funcionan de manera óptima. En otras palabras, los servicios básicos como son los sistemas de emergencia no tienen la capacidad ni los recursos necesarios para atender a toda la población con dedicación, profesionalismo, perseverancia, sensibilidad y comprensión con respecto a las necesidades emocionales. Asimismo, la administración de Andrés Manuel López Obrador está intentando dar una solución a la violencia a través de los modelos de construcción de paz (medidas de justicia transicional) y la Guardia Nacional que tiene establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024[4], no obstante, aún no es sostenible y no se ha marcado el proceso para llegar a la paz duradera que se busca.

[1] Brand, Nevo, Pnina Shuker, y David Sinman-Tov. 2018. “‘The March of Return’– Operative Achievement and Strategic Failure: A Test Case for Cognitive Warfare.” The Institute for National Security Studies Insight (INSS Insight), nº 1063, 30 de marzo de 2018.https://www.inss.org.il/publication/march-return-operative-achievement-strategic-failure-test-case-cognitive-warfare/

[2] Meschoulam, Mauricio. 2019. Organized Crime, Fear and Peacebuilding in Mexico. EUA: Palgrave Pivot. DOI 10.1007/978-3-319-94929-1

[3] Kobi, Michael. 2018. “Time to Reach a Settlement with a Functional and Restrined Entity in the Gaza Strip” The Institute for National Security Studies Insight (INSS Insight), no. 1059. http://www.inss.org.il/publication/time-reach-settlement-functional-restrained-entity-gaza-strip/?utm_source=activetrail&utm_medium=email&utm_campaign=INSS%20Insight%20No.%201059

[4] Presidencia de la República. 2019. Plan Nacional del Desarrollo 2019-2024. https://bit.ly/2GWUH13

*Si desea leer el texto original del autor referido, puedes buscar: Padan, Carmit y Elran, Meir. 2019. “The Gaza Envelope: Has Societal Resilience Declined?”. The Institute for National Security Studies Insight (INSS Insight), no. 1186, 4 de julio de 2019. https://bit.ly/2ZDGSvf

Comentarios