Divisiones en Bosnia son advertencia para el mundo

Divisiones en Bosnia son advertencia para el mundo

Higgins, Andrew. 2018. «In Bosnia, Entrenched Ethnic Divisions Are a Warning to the World.» New York Times.noviembre 19. Accessed diciembre 18, 2918. https://nyti.ms/2Gqw925.

*Esta es una síntesis anotada realizada por CIPMEX sobre el texto arriba referido*

El artículo habla de Mostar, una ciudad en Bosnia-Herzegovina, en la cual existen dos brigadas de bomberos, dos hospitales, dos compañías de electricidad, dos estaciones de camión, dos equipos de fútbol, etc. Las divisiones son de acuerdo a la etnia de la población; hay musulmanes y croatas católicos en esta ciudad. La división física de la ciudad fue la línea frontal del sangriento conflicto étnico entre 1992 y 1994 y dejó de existir de manera oficial, pero perdura en la mente de la población de Mostar y alrededor de Bosnia. Las divisiones en este país son una lección para Estados Unidos y Europa, donde está en auge la extrema derecha, ya que demuestra lo peligroso que puede ser el etno-nacionalismo. También es un ejemplo de cómo las comunidades pueden permanecer divididas mucho tiempo después de un conflicto violento (2018, pa. 1-7). Este es un caso que puede ser trasladado a otros contextos alrededor del mundo donde haya divisiones étnicas o nacionales.

Los Acuerdos de Dayton de 1995 pararon el conflicto violento, pero dividieron a Bosnia en dos entidades: la República Srpska liderada por serbios y Bosnia-Herzegovina, una federación mezclada de musulmanes y croatas. Incluso la presidencia del país quedó dividida en tres, un representante de cada grupo étnico. Con estos acuerdos la autoridad del resto del país también quedó dividida de acuerdo a líneas étnicas. Un bombero entrevistado en el artículo cree que las divisiones de la guerra no han desparecido, sino que se han reforzado por la segregación, la cual provoca que las personas solamente conozcan a gente de su etnia.Ejemplifica la situación de la generación joven de la posguerra con la situación de hija, quien solamente conoce a musulmanes porque las escuelas están segregadas, incluso en una misma escuela los musulmanes van en la mañana y los croatas en la tarde (2018, pa. 10-17). Este punto de la segregación en todos los aspectos de la vida cotidiana es importante porque nos lleva a la pregunta de qué pasaría si se hacen esfuerzos por eliminar estas divisiones en actividades diarias, algo muy de grassroots.

Los Acuerdos de Dayton fueron un cese al fuego, no algo pensado a largo plazo. Dos décadas después, los mismos partidos responsables del conflicto armado siguen dominando la política nacional y local. Se dice que la guerra es la continuación de la política, pero en el caso de Bosnia, la política ha sido la continuación de la guerra. No se encuentran en paz, sino en un estado de no-guerra.El tema de génerotiene un rol importante en Mostar, ya que todos los políticos nacionalistas que incentivan una retórica agresiva son hombres. Además, el sistema económico facilita que los trabajos y ganancias de la corrupciónsean también divididos en líneas étnicas. En Bosnia, el único distintivo claro entre los tres grupos étnicos es la religión, ya que son musulmanes, católicos y ortodoxos. Pero fuera de eso, los tres grupos son extremadamente similares, ya que hablan el mismo idioma y físicamente son iguales. Para explicar sus rivalidades, algunos académicos han recurrido a la teoría de Freud delnarcisismo de las mínimas diferencias” (2018, pa. 25-38) Hay que resaltar lo explicado en este párrafo, ya que es un claro ejemplo de paz negativa y la ausencia de condiciones de paz positiva opeacebuildingy cómo esto puede traer consecuencias incluso décadas después del fin de una guerra. Los Acuerdos de Dayton establecieron condiciones de paz disociativa.

Bosnia pasa de una crisis económica a la otra, es un país muy frágil, la tasa de desempleo juvenil es de 60%. Hubo elecciones en octubre de este año marcadas por lealtades étnicas y el representante serbio electo para la presidencia tripartita es un fuerte nacionalista. Además, las divisiones tan fuertes actualmente en Bosnia están pasando desapercibidas para EEUU y Europa porque ellos están polarizados también y ese vació que están dejando está comenzando a ser llenado por Rusia, como protector de los serbios, y Turquía, como protector de los musulmanes, ya que ambos países buscan fortalecer su posición en los Balcanes (2018, pa. 18-24). Esto demuestra la internacionalización de un conflicto nacional o local, que incluso puede crear un punto de inestabilidad en una región geopolíticamente importante para actores globales muy importantes.

 

*Si desea leer el texto original del autor referido, puede consultar este enlace: https://nyti.ms/2Gqw925

Comentarios