¿Europa tambaleándose?

“¿Europa tambaleándose?” por Jorge Ochoa Uriostegui. Publicado en El Sol de México el 29 de marzo de 2019. Enlace original: https://bit.ly/2HVShAK

Ya se predecía desde finales del 2018, en la cumbre anual de GLOBSEC, que el 2019 sería un año crucial para la Unión Europea (UE). Los ojos del mundo están puestos en el desastroso proceso de Brexit y en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo.

Lo que hoy conocemos como la UE tiene sus raíces en la posguerra, cuando únicamente 6 miembros fundadores buscaban evitar futuras guerras y mantener la paz en Europa a través de integración política y económica. Con el paso de las décadas, incentivos económicos y la caída del comunismo llevaron a más países a unirse. Hoy son 28 miembros. Kristin Archick, analista para el congreso estadounidense, argumenta que la UE se convirtió en el pilar fundamental para la estabilidad y prosperidad del continente y que, actualmente, se encuentra envuelta en incertidumbre por presiones tanto internas como externas.

Internamente, la UE tiene divisiones. La crisis económica del 2008 y sus efectos desiguales en los países de la eurozona dividieron a los países del norte y los del sur. La crisis migratoria y las cuotas de refugiados impuestas por Bruselas han generado discordia entre los países del oeste y los ex comunistas del este. Esto, junto con los ataques terroristas en el continente de los últimos años, han contribuido al auge de partidos populistas de corte nacionalista y euroescéptico en varios países que amenazan a la UE desde dentro.

Por el otro lado, el contexto internacional que favorecía a la UE está cambiando. Al este, la Rusia de Putin es cada vez más asertiva, ya que además de anexar Crimea e intervenir en regiones separatistas del este de Ucrania, las agencias de seguridad europeas temen ciberataques e intromisión electoral provenientes de Moscú. Al sur, la UE tiene que lidiar con un Medio Oriente inestable. Del otro lado del Atlántico, Trump, como líder del principal aliado de la UE, ha criticado a la OTAN y provocado tensiones comerciales con el bloque, cambiando décadas de tradición y cordialidad en la relación transatlántica.

Ante estos retos, los expertos dan generalmente dos visiones. La pesimista argumenta que el proyecto europeo continuará con inestabilidad y erosionándose. La optimista señala que todos estos retos servirán como catalizadores para que el bloque se salga de su zona de confort y comience a hacer las reformas necesarias para fortalecerse y mejorarse.

Además de ser el pilar de la estabilidad y la paz en Europa, la UE tiene un fuerte peso político y económico a nivel internacional. El rumbo que siga los próximos años va a tener efectos e implicaciones no solamente en ese continente, sino en todo el mundo.

Investigador del Centro de Investigación para la Paz México, A.C.

Texto en: https://bit.ly/2HVShAK

Comentarios