Llegando a la estación de: Corrupción

Llegando a la estación de: Corrupción

Por Stefany Rocha Del Litto. Publicado en El Sol de México el 7 de mayo de 2021. https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/llegando-a-la-estacion-de-corrupcion-6685673.html

Ese día Gloria y Alberto salieron de trabajar, esperaron pacientemente en el andén. El Metro llegó, era tarde, más de las 10 PM. Se quedaron sentados, al lado de otras decenas de extraños, algunos en asientos y otros parados, en silencio, esperando escuchar “llegando a la estación de…”. Todos callados, ansiando arribar a la estación que te acerca más a casa para salir, caminar y llegar a tu lugar seguro. Solo que esta noche iba a ser muy diferente para Gloria y Alberto, esa noche escucharon algo extraño y en un abrir y cerrar de ojos todo era polvo y escombros.

La corrupción en México es un tema del que hemos oído hablar en todos lados, que es culpa del gobierno, que siempre hay “moches” para los allegados a los funcionarios públicos, que es una infección que nos afecta a todos; desde una documentación simple como una licencia express hasta un violador que sale en libertad. Y, desgraciadamente, es algo tan cotidiano que ya hasta nos parece normal.

La corrupción en México cuesta y cuesta mucho. Según datos de “El Economista” (2020), este fenómeno alcanzó una cifra exorbitante, ya que las consecuencias de la corrupción nos cobró a todos los mexicanos $12,769 millones de pesos. Esto quiere decir que poniéndolo en perspectiva, es como si este monstruo llegará con cada mexicano y nos pidiera una “cooperación voluntaria” de $110. En comparación con los $7,780 millones de pesos que nos costaba en el 2017, la corrupción a México le costó 64% más en sólo dos años. Y lo que más me duele escribir, querido lector, es que el mayor índice de corrupción lo podemos ver en el contacto con las autoridades encargadas de la seguridad pública. Como si ésta fuera algo secundario, banal, sin importancia. Un lujo.

La corrupción abarca muchos niveles y esta semana nos tocó escuchar “otros datos”, ya que el presupuesto otorgado para el STC Metro ha disminuido en los últimos años. Acorde a datos oficiales, durante el 2020 hubo un subejercicio, o sea dinero que se tenía y no se gastó, de $587.8 millones de pesos. Que obviamente y como es esperado, en conferencia de prensa se ha justificado por el recorte provocado por temas de pandemia y que al final, el presupuesto que se tenía se gastó en su totalidad. ¿Usted qué cree, querido lector?

Mucho más allá de alegar por pesos y centavos, por presupuesto destinado a materiales y mantenimiento, lo que hoy los ciudadanos vemos es el real costo de la corrupción. No es dinero, no es reputación, no son partidos políticos. Son vidas de ciudadanos que salieron a trabajar en una pandemia.

Estimados gobernantes, despreocupense por cuadrar en un Excel el presupuesto, bien dicen las mamás que hablan más los hechos, y hace unos días presenciamos uno terrible.

La corrupción cuesta y cuesta mucho, Gloria y Alberto lo vivieron cara a cara, a flor de piel. ¿Qué más necesitan presenciar los gobernantes para ver más allá de un simple pedazo de papel que llamamos billete?

Foto: El Comercio (Perú)

Comentarios