The future of work in black America

The future of work in black America

Cook, Kelemwork; Pinder, Duwain; Stewart III, Shelly; Uchegbu, Amaka; y Wright, Jason. 2019. “The future of work in black America”. McKinsey & Company (octubre) http://xurl.es/dw003

*Esta es una síntesis anotada realizada por CIPMEX sobre el texto arriba referido*

La investigación fue hecha por McKinsey Global Institute (MGI), la cual muestra que las tendencias de automatización pueden estar ampliando la brecha de riqueza racial. Sin embargo, también revela que existe posibles intervenciones que pueden ayudar a los trabajadores afroamericanos a prepararse para el futuro (Cook et al. 2019, pa. 1).

Contexto previo: por medio de antiguas investigaciones se conoce que existe una brecha en la riqueza racial que es persistente y creciente entre las familias afroamericanas y las familias blancas en los Estados Unidos (Cook et al. 2019, pa. 2).  Esto genera un impacto negativo en las personas, familias y comunidades afroamericanas. Además de limitar a la economía estadounidense[1]. El gran descubrimiento de los estudios anteriores, fue que el disruptor crítico es la adopción de la automatización y otras tecnologías digitales por parte de empresas de todo el mundo (Cook et al. 2019, pa. 4). A causa de esto, los afroamericanos tienen una posición claramente desfavorecida porque a menudo están sobrerrepresentados en ocupaciones conocidas como «roles de apoyo”, los cuales son más probable que se vean afectados por la automatización.

Este artículo se basa en dichos hallazgos previos y utiliza un conjunto de datos nuevo y patentados compilados por MGI para construir un escenario en 2030 que proyecta el impacto de la automatización  en el lugar de trabajo nacional y en condados específicos de EE. UU. (Cook et al. 2019, pa. 6). El artículo también tiene como objetivo examinar la interseccionalidad económica de raza, género, edad, educación y geografía en relación con el futuro del trabajo para los afroamericanos (Cook et al. 2019, pa. 7).

Uso de datos geográficos, demográficos y de empleo en 13 arquetipos comunitarios distintos en todo el país para probar nuestros hallazgos anteriores y descubrir si los afroamericanos están sobrerrepresentados en roles de riesgo y dentro de las regiones de EE. UU. (Cook et al. 2019, pa. 8). Asimismo, se analizaron una serie de factores relevantes, incluidas las ocupaciones que están en mayor riesgo por la automatización, el crecimiento del empleo y la disminución en varias regiones de los Estados Unidos, y los impactos desproporcionados de la automatización en las subpoblaciones afroamericanas. En conjunto, estos factores revelan el impacto a nivel local y a nivel macro de la pérdida de empleo en los afroamericanos.

Hallazgos de ocupaciones (Cook et al. 2019, pa. 11-14):

  • Los afroamericanos están sobrerrepresentados en ocupaciones que probablemente sean las más afectadas por la automatización.
  • Los afroamericanos están sobrerrepresentados en industrias que son más vulnerables a la pérdida neta de empleo como los servicios de alimentos y las industrias de producción. Mientras que están subrepresentados en profesiones como educación, salud, negocios y leyes, en las cuales podría haber una ganancia neta en empleos.
  • Los afroamericanos tienden a tener ocupaciones con bajo salario.
  • Los afroamericanos tienen una de las tasas más altas de desplazamiento laboral potencial en comparación con otros grupos.
  • Los afroamericanos están geográficamente eliminados de los futuros centros de crecimiento laboral y es más probable que se concentren en áreas de declinación laboral. Estas tendencias, si no se abordan, podrían tener un efecto negativo significativo en la generación de ingresos, la riqueza y la estabilidad de las familias afroamericanas.
  • Los afroamericanos podrían capturar una parte menor del crecimiento de nuevos empleos en la economía en comparación con otras razas.

Hallazgos de Arquetipos comunitarios (Cook et al. 2019, pa. 15-16):

  • La mayor cantidad de interrupciones de trabajo afroamericanas proyectadas por la automatización podría estar en áreas con las mayores poblaciones afroamericanas, particularmente en megaciudades.
  • Sin embargo, estos arquetipos geográficos también muestran la desconexión entre las áreas donde los afroamericanos se concentran actualmente y las áreas con mayor probabilidad de ver un crecimiento del empleo.

Hallazgos demográficos (Cook et al. 2019, pa. 17):

  • La tasa de desempleo potencial promedio para la fuerza laboral afroamericana en general es del 23.1%, de lo cual 24.8% pertenece a los hombres y 21.6% a las mujeres.
  • Las perspectivas de empleo para los afroamericanos, en particular los hombres, los trabajadores más jóvenes (de 18 a 35 años) y aquellos sin un título universitario, pueden empeorar dramáticamente.

Interseccionalidad económica (Cook et al. 2019, pa. 18-19): efectos de género en la automatización dentro de la fuerza laboral afroamericana. La investigación afirma que las mujeres afroamericanas pueden tener mejores resultados que los hombres afroamericanos en términos de desplazamiento laboral. Esto es porque las mujeres están sobrereprestandas en 15 ocupaciones, las cuales corresponden en su mayoría al sector salud y educación. Por lo que, son ocupaciones que tienen menos riesgo a automatizarse. Sin embargo, el nivel de habilidad y el salario a menudo no están correlacionados ya que el mercado laboral aún no ha reflejado el valor de estas habilidades en el salario de estos puestos. Asimismo, desafortunadamente, las principales ocupaciones para las mujeres que están creciendo y pagando son también las ocupaciones donde las mujeres afroamericanas están subrepresentadas. Es de los pocos casos que la mujer tiene una ventaja sobre el hombre, esto puede que cause consecuencias hasta en la dinámica familiar en un futuro, cabe la posibilidad que cambien los roles y ahora quien se quede en casa sea el hombre y quien salga a trabajar sea la mujer. Otro punto de vista es que se alcanzaría en este sector social la igualdad de género en cuestiones laborales.

La investigación revela dos conjuntos de soluciones que pueden ayudar a aliviar los desafíos compuestos por la interseccionalidad económica (Cook et al. 2019, pa. 20-38):

  1. Geografía: mejorar las condiciones económicas en las regiones en las que los afroamericanos están actualmente concentrados o permitir la movilidad de los trabajadores afroamericanos. Por ejemplo: se mejora la fuerza laboral afroamericana a través del fortalecimiento de las economías locales.
  2. Capacidades: mejorar el desarrollo de habilidades y niveles de educación en la comunidad afroamericana para crear vías adicionales hacia mejores ocupaciones que podrían tener un menor riesgo de interrupción por la automatización. Por ejemplo: Apoyo a la educación superior; el cambio de los perfiles de educación para alinearse con los sectores en crecimiento; los sectores público y privado deberán implementar programas específicos para aumentar la conciencia del riesgo de automatización entre los trabajadores afroamericanos, así como programas de ocupación y recapacitación. Todo esto con la intención de facilitar la transición.

En conclusión (Cook et al. 2019, pa. 39), si bien los desafíos que enfrenta la comunidad afroamericana son considerables y deben entenderse a través de la interseccionalidad económica de la raza, el género y la geografía, aún quedan vías de intervención para facilitar la transición a este nuevo mundo automatizado. Estas intervenciones que funcionan estratégicamente en los niveles público y privado pueden ayudar a prevenir la ampliación de la disparidad de ingresos y la creciente brecha racial de riqueza causada por la automatización.

Esto es un ejemplo de lo que mencionaba en una de nuestras annotations el Foro Económico Mundial, con el concepto la Cuarta Revolución Industrial (CRI), la cual está relacionada con la informática, la robótica y una gama de nuevas tecnologías que están borrando las líneas entre las esferas físicas, digitales y biológicas. Los cambios de la CRI tienen un impacto en todas las disciplinas, economías e industrias y redefine la forma en que las personas producen, consumen y comercian.

[1] MGI pronosticó que cerrar la brecha racial podría generar una economía neta de EUA entre $ 1.1 billones y $ 1.5 billones para 2028 (Cook et al. 2019, pa. 3).

*Si desea leer el texto original del autor referido, puede consultar este enlace: http://xurl.es/dw003

Comentarios