NUEVO ARTÍCULO: La globalización de empresas mexicanas y el crimen organizado

Por: Michelle Kawa

Scott Stewart, en su texto “How the Globalization of Mexican Business Helped Spread Crime”, analiza cómo algunos de los factores que hacen de México un destino atractivo para las empresas extranjeras también lo son para las organizaciones criminales. En muchos sentidos, el panorama criminal de México también es un reflejo de la globalización, y ha crecido a la par del desarrollo de empresas transnacionales.

Aprovechando los beneficios económicos que otorgan los acuerdos de libre comercio, se desencadenó una expansión masiva de la industria manufacturera mexicana con la intención de satisfacer el mercado de bienes de consumo más grande del mundo, Estados Unidos. La capacidad de fabricar artículos en México no sería tan atractiva si no incluyera el beneficio de la cercanía con el vecino del norte, así como formas rápidas y eficientes de transportar productos terminados. Las redes de transporte del país han evolucionado de tal manera que se sincronizan casi a la perfección con el resto de Norteamérica. La infraestructura de carreteras ha hecho que la frontera México-Estados Unidos sea el cruce terrestre más transitado del mundo.

Pongamos, por ejemplo, la industria de productos electrónicos. En el sistema de maquiladoras, los componentes fabricados en el extranjero fluyen a través de los puertos mexicanos transportándolos a fábricas donde son ensamblados. Bajo ese mismo esquema, los cárteles mexicanos dedicados a la venta de drogas sintéticas y sus proveedores chinos replican el sistema. Los productos químicos se envían desde China para ser utilizados en la síntesis de metanfetamina y fentanilo. El contrabando de estos precursores químicos proporciona una razón adicional para que las organizaciones criminales controlen los puertos de entrada a nuestro país.

El consumo estadounidense de drogas es el mayor del planeta y a pesar de la existente política de seguridad fronteriza, la gran mayoría de las drogas fluyen a través de las aduanas, disfrazadas en corrientes de carga legal. Sin duda, la corrupción que existe en México facilita el movimiento del contrabando. Este comercio ilícito fluye en ambos sentidos a través de la frontera, ya que también hay entrada ilegal de armas desde Estados Unidos hacia México.

Si bien los efectos de la globalización de los negocios legítimos han resultado en un auge económico para México, el creciente poder del crimen organizado y su actividad criminal diversificada ha llevado a una violencia generalizada dando como resultado un impacto negativo, no solo en la economía legítima del país, sino también en el fortalecimiento de sus instituciones y en el bienestar de la población.

Investigadora del Centro de Investigación para la Paz México, AC

Texto completo en: https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/cipmex-la-globalizacion-de-empresas-mexicanas-y-el-crimen-organizado-3279683.html

Comentarios